Turismo Guayaquil Caliente.com El mejor portal para Guayaquileños - Internet Directory, Information, Search engine, and Web Guide. Vacation, travel, airline reservations, entertainment, sightseeing, highlights, discounts, tourism, hotels, restaurants, airfair

« :: Mañana abrira oficina de R. Civil en Guasmo | Turismo | :: Puerto Santa Ana tendra otro proyecto urbanistico »

:: Recuerdos del Barrio del Astillero

Uno de los barrios más antiguos aún acoge a migrantes y a las dos últimas parrillas de barcos.

El paso de los carros jalados por mulas o los tranvías que transportaban al mismo Dr. León Becerra hasta el hospital que hoy lleva su nombre en la calle Eloy Alfaro han sido reemplazados hoy, dos siglos después, por el ir y venir de la Metrovía, autos, unidades de tránsito y ambulancias que dan vida a diario al antiguo barrio del Astillero.

Cuando José Vásquez Cabrera llegó a los 23 años a este lugar no imaginó que 35 años después se convertiría en uno de los referentes de este sector que comprende desde la av. Olmedo hasta la calle El Oro, en el sur; y desde el río Guayas a la calle Seis de Marzo, en el oeste.

Vásquez llegó como ayudante de su tío a una tienda que funcionaba en Chimborazo y Vacas Galindo, donde actualmente queda el local de empanadas Labra que labra.

Barrio del AstilleroEl barrio del Astillero cuyo nombre se desprende de la actividad que realizaban carpinteros y trabajadores para construir y arreglar barcos a lo largo del río, se convirtió en cuna de viajeros que llegaban desde Italia o España en barco y luego de migrantes internos como Vásquez y su familia.

Vásquez llegó con ilusiones de prosperar en Guayaquil. “Aún era muchacho y tenía moño”, recuerda Don Marcos Noriega, como se conoce al tío del ex jugador de fútbol Raúl Pavo Noriega; luego, de mucho trabajo y de alquilar durante años logró comprar su casa a la vuelta de Labra que labra.

Este oriundo de Déleg (Cañar), le tiene fe a la despensa que lleva su nombre Don Pepe, y a la que acuden desde hace 25 años sus vecinos de las calles Vacas Galindo entre Chimborazo y Coronel.

Los Noriega, los Vásquez, los González y los Mosquera son algunos de los pocos clanes que quedan en este barrio y que se convirtieron en el relevo de las primeras familias que lo habitaron como los Estrada, Guerrero Martínez, Dillon, Carrera, Bruno, entre otros.

El barrio se caracterizó desde sus inicios por la camaradería con las visitas a los vecinos, el deporte barrial, y la organización de kermeses, recuerda Clara Bruno de Piana, quien en el 2007 dejó su adorada Villa Golagh (Vacas Galindo y 5 de Junio), después de haber vivido allí 58 de sus 95 años.

La costumbre de visitar a los vecinos nació por 1920, cuando la gente acostumbraba a mudarse a las playas de Posorja o a la Sierra durante el invierno. Las lluvias atraían mosquitos y epidemias como la tos ferina, por lo que las familias que vivían junto a las haciendas El Guasmo, La Saiba, y Los Astilleros, buscaban otros lugares para protegerse de las enfermedades, explica Bruno.

Pero de esa tradición ya no queda nada, dice ahora Rubí Dulce, esposa de Vásquez, ya que la gente no es unida, cada quien vive su vida dentro de sus casas y la mayoría de los vecinos antiguos se han cambiado a otros lugares de Guayaquil.

Tampoco se hace mucho deporte en las calles como antes, agrega Vásquez, quien se confiesa barcelonista. Y es que en este barrio no es raro encontrar a seguidores de Barcelona como los Noriega y los Vásquez, o de Emelec, como los Mosquera Viteri, que viven en Chile y Vacas Galindo, pues los ídolos del Astillero nacieron en este barrio, de allí su sobrenombre.

Barcelona idolo del astilleroBarcelona fue fundado durante una reunión de amigos en 1925 en las esquinas de Eloy Alfaro y Francisco de Marcos, donde funciona desde hace 70 años la escuela fiscal 9 de Octubre. Cuatro años después Capwell (George) fundó Emelec, con el mismo nombre de la Empresa Eléctrica (Eloy Alfaro y General Gómez). Entonces el boxeo de barrio fue reemplazado por el fútbol, relata Bruno.

Los integrantes del Barcelona aún se reúnen los sábados en la sede del Club del Astillero donde festejan sus recuerdos con comida y cerveza.

De los astilleros en cambio, solo quedan dos varaderos, uno en 5 de Junio y Venezuela y otro en la calle Bolivia. Allí se reúnen los carpinteros de antaño.

Y aunque ya no existe la misma camaradería de hace diez años, a Vásquez le quedan los recuerdos de su juventud.

Articulos Anteriores | Idolos del Astillero | Petshop | Photoretouch.us | Grypus Diseño | Actualidad | Autos | Chistes | Deportes | Dinero | DJ Electronica | Inmigracion | Musica | Mascotas | Salud | Seguro Social | Tecnologia | Turismo | Comida