| Blog | Inicio | Contactar | Publicidad | La Empresa | Weblog |                                   Guayaquil Caliente.com  © Copyright 2003

   Actualidad Caliente >>  Erika Velez

 

"Mi boca habla por mí"
 

Que Opinas de Erika velez

Opina en nuestro foros


 

En Ecuador, su país, dicen que tiene algo de Angelina Jolie Acapara toda la atención. Más de una vez le han preguntado si sus labios son de Silicona . A finales de este mes termina su papel estelar en Francisco El Matemático, que parece tener un futuro incierto. Aunque tiene muchas ofertas del extranjero, ella quiere quedarse.

Se acostó a dormir cansada, con los ojos llenos de tortugas gigantes y lagartijas inmortales. Medio despierta aún, creyó escuchar la voz apagada de alguien repitiéndole mil veces que el sino trágico de las familias se desvanece después del séptimo muerto. Un minuto después sintió un cuerpo helado justo al lado suyo, "de un frío sin descripciones". Gritó. Salió a correr casi desnuda por las Islas Galápagos, a donde había llegado esa misma tarde, y por fin, más serena, regresó al hotel y pidió otra habitación. A la mañana siguiente su compañera de cuarto le dijo que había olvidado decirle que a ella la perseguía un fantasma cada vez que se iba de viaje.
Érika Vélez decidió no volver a compartir jamás una habitación con ella, aunque igual, había quedado intrigada, en parte por el fantasma helado, en parte por aquella premonición del séptimo muerto que le parecía tan cercana y lejana al mismo tiempo, pues años atrás, recordó, alguien le había explicado lo del sino trágico, y fue mucho antes de que empezaran a sucederse las muertes violentas en su familia. Hoy cuenta que "el sino trágico comenzó hace como ocho años, cuando asesinaron a mi abuelo Clotario". Unos delincuentes habían ingresado en la hacienda de don Clotario Vélez para robar, pero se encontraron a boca de jarro con Rubén, el padre de Érika.

 

  Publicidad

 

  Su Anuncio Aqui >>

Hubo algunos gritos, forcejeos. El abuelo vio cómo encañonaban a su hijo y bajó armado del segundo piso, pero no pudo utilizar su pistola. Eran muchos contra él. Cayó. Una de las balas quedó cerca de un nieto, ella se la quitó y la guardó para siempre sin decirle nada a nadie. "Todavía la tengo en mi casa, allá en Manta, en Ecuador". Luego fallecieron su tío, un pariente lejano, y hace poco más de un año, Rubén, su hermano del alma. "Todo lo que le pueden decir a uno es poco al lado de tanto dolor". Cuando recibió la noticia ella grababa en Buenos Aires Doctor Corazón. La vida se le quebró en un millón de pedacitos. Quiso romper con todo.

Meses después la llamaron de Colombia por una especie de currículo de su pasado como reina y modelo que ella misma había armado en computador, sin fotografías ni nada. Viajó para un casting y a los dos días la plana mayor de RCN le ofreció que se quedara para actuar en Francisco el matemático. Era su gran oportunidad, muy a pesar de que ser actriz nunca había estado dentro de sus planes. En un principio estudió Comercio Exterior, luego quiso cambiarse a Psicología o Leyes, pero la atacaron a propuestas: Que fuera reina de Manta (su ciudad, un puerto pesquero del Ecuador); que trabajara para TC Televisión, que se dedicara a la actuación. Al final fue reina y actriz, y de pronto se vio convertida en una de las máximas vedettes de su país, tanto que debió restringir sus salidas y cuidarse de ser tan espontánea.

Su nombre y su boca iban de boca en boca. "Casi todos los días me encuentro con gente en la calle que de repente me pregunta si mis labios son naturales o si son de silicona o qué". Las revistas ecuatorianas -Vistazo, GSG, Notinorte- decían que aquella muchachita iba a conquistar Latinoamérica, y en los programas de farándula insinuaban que había algo de Angelina Jolie en ella. Nunca antes una actriz ecuatoriana había deslumbrado a tantos fuera de su país. Cuando comenzó a ser María Paula, la psicóloga de Francisco el matemático, los ecuatorianos aseguraron que Érika Vélez les abriría las puertas a muchos actores, directores y productores de su país.

"EL DESTINO DECIDIRÁ POR MÍ, AHORA QUE SE TERMINA MI CONTRATO EN FRANCISCO EL MATEMÁTICO Y QUE NO SE SABE QUÉ OCURRIRÁ CON LA SERIE"

Ella viajaba de un lado para otro con el dolor por su hermano a cuestas. Manta, Guayaquil, Lima, Buenos Aires, Cartagena, Bogotá. Caminaba sobre el filo del éxito y allí buscaba a su príncipe azul. "Que aparecerá sobre un caballo blanco, con armadura, un escudo en su mano derecha y un ramo de flores en la izquierda", decía, sonriente, a sabiendas de que nunca lo encontraría así pero, de todos modos, ilusionada. "Es que el éxito ahuyenta a los hombres, y los hombres, en general, son muy cobardes, muy vanidosos", solía repetir. Por eso ahora anda sola y le cuesta, más que nada los domingos en la tarde y una que otra noche, cuando llueve y no deja de llover.

En esos días se dejaría engañar por cualquiera, dice, y afirma que las mujeres no es que crean a ciegas en los hombres sino que les gusta creer, "porque si alguien se las da de mucho y no sabe comer, por ejemplo, cae. La procedencia no se improvisa". Esos son los pequeños detalles que delatan a la gente, el lado oscuro que aparece detrás de un gesto muy simple, y a ella le encanta observar, pues de alguna manera los seres humanos han sido, son y seguirán siendo siempre personajes. "Un día haré una película con todos ellos, esos personajes tan complejos que he encontrado en la vida, y yo seré la protagonista de mi propio melodrama".

Cuando habla se le mezclan los acentos. Hay un dejo ecuatoriano, otro argentino y una pequeña tonada colombiana. Con el tiempo, seguro, incluirá palabras y modismos venezolanos o mexicanos, pues a comienzos de este mes la llamaron de Venevisión para hacer una nueva novela. Le prometieron el papel protagónico si aprendía a hablar como Lucía Méndez, y en esas anda, aunque contempla la opción de regresar a Ecuador, donde las ofertas le sobran. "El destino decidirá por mí, ahora que se termina mi contrato en Francisco el matemático y que no se sabe qué ocurrirá con la serie".

Alguna vez le dijeron que por momentos sus palabras parecían ir solas por un camino sin destino fijo, simplemente porque su boca acaparaba toda la atención. Nunca supo si aquella salida fue un halago o un insulto disfrazado, pero celebró la ocurrencia, como suele hacerlo cuando alguien tiene una salida original por la calle. A fin de cuentas, los piropos nunca llevan una mala intención, las intenciones perversas surgen de otro modo y ella sabe cuidarse, pues desde su posición la honestidad es difícil de encontrar.

Así fue siempre, desde cuando era niña y tuvo que acostumbrarse a los halagos sospechosos por el poder de los Vélez, hacendados, constructores y exportadores, y por su madre Tatiana, concejala de Manta. Luego ella misma descubrió que detrás de cada gesto había una razón, y que su boca y su belleza arrastraban por sí solas.

Comprendió que parte del interés que mostraban por ella era por su físico. Sobre los intereses de los otros, como aquel fantasma de las Islas Galápagos, los muertos o el mito del sino trágico todavía no ha podido descubrir mayor cosa, muy a pesar de que incluso, alguna noches muy especiales, noches extrasensoriales, ha llegado a desdoblarse para conocer otras realidades. "Empezando por la mía, probablemente".

"CASI TODOS LOS DÍAS ME ENCUENTRO CON GENTE EN LA CALLE QUE DE REPENTE ME PREGUNTA SI MIS LABIOS SON NATURALES O SI SON DE SILICONA O QUÉ"

Noticia tomada de la revista "Cromos"

 

  Publicidad

 

| Inicio | Contactar | Publicidad | La Empresa |

© Copyright 2003, Guayaquil Caliente.com

 

Pagina creada por Grypus.com Graphic & Web Design